jueves, 27 de octubre de 2011

Conociendo a Fernando Hidalgo, «Panchito», administrador de Letras Entre Amigos

Una charla con Fernando Hidalgo, autor de dos libros de cuentos y administrador de un sitio que parece un foro pero no lo es: Letras Entre Amigos.  Más popular por su nick «Panchito», pocas son las personas asiduas a los foros literarios que no lo conocen.

Mi primer encuentro con Fernando Hidalgo fue en el foro Bibliotecas Virtuales hace ya cinco años.  Muchas lunas han transcurrido desde entonces y es ahora cuando decidí entrevistarlo, tomando como pretexto la publicación de sus dos libros de cuentos: «Fábulas del siglo XXI» e «Historias para minutos», los que se pueden leer absolutamente gratis en 24symbols.  Digo que es un pretexto pues él siempre ha rehuido cualquier clase de publicidad, es una persona que ayuda en silencio y sé por experiencia que hay algunos escritores y aspirantes a serlo que le deben mucho.  Fernando es un lector avezado, uno de los pocos que conozco que sabe diseccionar un texto y encontrar los defectos aunque a nosotros nos parezca perfecto, lo cual es de agradecer en un mundo donde por lo general las lecturas se hacen por amiguismo y las felicitaciones por reciprocidad.

―Fernando, ¿cómo irrumpes en el mundo de los foros literarios y por qué siendo de profesión médico eres tan buen lingüista y un excelente corrector de textos?

―Hola Blanca, va a ser un placer hablar contigo de Literatura. Llegué a Bibliotecas Virtuales de modo totalmente casual. Alguien contactó conmigo por e-mail a raíz de un libro que escribió mi padre y me sugirió que pasara por ese foro. Yo ni siquiera sabía entonces que existían sitios como ese. Nunca se me habría ocurrido. Hice bachiller de Ciencias, no de Letras, y disto mucho de saber lo que sabe un filólogo. Sin embargo la lógica del idioma me apasiona. La lógica del lenguaje es bastante parecida a la lógica del Álgebra, por ejemplo, o de la Informática. Por eso, cuando descubrí el foro, me hice asiduo.

―No sé si Bibliotecas Virtuales fue un foro tan bueno como lo recuerdo o si lo considero así porque le guardo mucho cariño por ser el sitio donde podría decir que aprendí que escribir era algo más que poner una palabra tras otra.  ¿Qué piensas de ese foro? ¿Cuál ha sido el que más has disfrutado?

―Yo también le guardo mucho cariño. BV fue en su momento un gran foro, bien organizado y con bastante actividad. La organización depende de la administración del foro pero la actividad, la vida, se la dan los usuarios. En aquellos momentos, hace unos cinco años, confluyó allí un grupo de gente valiosa y muy participativa. Tuve la impresión de que había dos tipos de escritores: los que realmente querían hacer Literatura y buscaban mejorar, perfeccionarse, y los que sólo querían dar a conocer su hobby, sin más pretensiones; ambas posturas son muy válidas, pero el comentario superficial y amable que requerían los segundos no servía para los primeros, que necesitaban una crítica veraz y que les fuera útil.  Empezamos a hacerlo así y, salvo algún pequeño roce al principio, se asimiló muy bien y creo que fue entonces cuando BV vivió su edad de oro. Después se vino abajo por lo de siempre: conflictos entre las personas. Visitarlo ahora es como pasear por una ruina romántica. Allí está casi todo, aún, como las tumbas de un cementerio olvidado.  Sólo he participado en cuatro foros de Literatura: Bibliotecas Virtuales, Prosófagos, Prosadictos y Letras entre amigos. Pero básicamente ha sido con las mismas personas, que han ido pasando de un foro a otro. Para mí todos son el mismo foro y he disfrutado todos por igual.

―Un foro literario es un lugar de encuentro entre personas con un mismo interés: el intercambio de opiniones acerca de sus textos, sin embargo hay quienes entran únicamente para ser leídos o en algunos casos para ser corregidos, sin aportar nada positivo, ¿qué les dirías a esas personas?

―Los foros son para compartir. Si no se da, no se recibe. Por lo que he visto, los mejores escritores no suelen ser los mejores críticos, y viceversa. Si alguien escribe muy bien, o alguien analiza un texto muy bien, para mí es valioso y aporta algo positivo, aunque no participe en otros aspectos. Hay personas que no comentan porque no se les da bien o no les interesa comentar; y personas que no escriben, por los mismos motivos. A eso no le doy mucha importancia. Lo que sí la tiene es la actitud. Hay que aportar, o uno mismo se excluye. No responder a los comentarios, o ser agresivo en la crítica, incluso grosero, o excesivamente distante, prepotente, o recalcitrantemente obtuso, o demasiado susceptible… Todo eso da problemas.

―No siempre reina la armonía en un lugar donde hay muchas personalidades diferentes y es bien sabido que los escritores tienen un ego más grande que ellos mismos. Sé que has tenido algunas diferencias con otros participantes, ¿qué es lo que más te irrita de estos sitios?

―En Internet, con la distancia y el anonimato, surgen roces con facilidad. Pero un foro de Literatura debería ser distinto. Se debe acudir a estos sitios con una actitud de aproximación a los demás, de descubrir y compartir ideas y puntos de vista. A veces se tocan temas sensibles; dices que los autores tenéis un gran ego, pero también sois vulnerables pues de algún modo os reflejáis sobre lo que escribís. Existe ese pudor. Sin embargo la crítica, la opinión, ha de ser sincera; si no, no serviría para nada. Por eso creo que un foro de Literatura ha de ser un grupo de amigos, un lugar sin máscaras ni naipes en la bocamanga, donde se pueda comentar con franqueza sin que eso se diga ni se reciba como una ofensa. De lo contrario es fácil que acabe siendo un corral de gallos. O un acuario de ostras.  Los malos entendidos imposibles de enderezar por la necedad que los acompaña son lo que más me irrita.

―En la actualidad administras más que un foro: un club de escritura. ¿Qué expectativas tienes? ¿Estás satisfecho con la participación de sus miembros? ¿Qué te motivó a abrirlo? ¿Cuál es la diferencia con otros?

―Verás, tanto Prosófagos como Prosadictos surgen de “naufragios”.  Son botes salvavidas creados a toda prisa porque el barco anterior se hundía. Después de ver lo que sucedió con Prosófagos y el rumbo que tomó Prosadictos, ya no quise seguir apostando por ese modelo. Si el foro al final pertenece a una sola persona, lo mejor es que quede claro desde el principio. Como lo estaba en BibliotecasVirtuales.  Letras entre amigos no es un refugio de náufragos, nadie tiene que venir “por necesidad”. Es un foro que creamos —te recuerdo que eres cofundadora— sin más normas que las de la amistad y el sentido común. Somos pocos, tiene una parte abierta pero no es un foro abierto, y lo planteé casi como un taller. No sólo se cuelgan relatos y se comentan; a veces se trabaja durante semanas sobre un texto propuesto por algún miembro. Eso se hace en la parte más privada del foro, naturalmente.  Por el momento estoy muy satisfecho. Tenemos hasta un “héroe” al estilo de El ZorroEl Gramático Justiziero, ja ja, que nos saca de cualquier duda lingüística. Como lleva antifaz nadie sabe quién es. Es el único “anónimo” del foro. Y como todo taller ha de tener un principio y un final, LEA tendrá una vida de dos años. Me gustaría que todo el que pase por allí en este tiempo lo recordara como un sitio donde se sintió a gusto y donde aprendimos un poquito unos de otros. Si en mayo de 2013 nos apetece seguir con otro proyecto, lo haremos. Pero esta travesía acaba ahí.

―Prácticamente ya ha transcurrido el primer año, ¿no crees que dos años son muy poco tiempo?

―Han transcurrido sólo cinco meses, Blanca. Creo que en dos años da tiempo para hacer muchas cosas y se producen cambios; es mejor replantearse la situación. Cuando llegue el momento, entre todos decidiremos qué hacer. Lo que no cambia, muere.

―¿Cuáles consideras que son las cualidades que debe tener todo escritor?

―Se me ocurren muchas cualidades pero, simplificando, ha de tener imaginación para crear una buena historia y saber contarla bien. Eso requiere inteligencia y algo de experiencia de la vida. No se puede hablar de lo que no se conoce. El escritor tiene una mirada especial sobre lo que lo rodea. Además, hay que sentir esa vocación, claro. Y tener capacidad de trabajo.

―¿Crees que el talento se aprende?

―No se aprende, pero se descubre y se desarrolla, que es parecido. Muchos “talentos” quedan dormidos toda la vida porque no llegan a descubrirse. Creo que hay más gente con talento de lo que parece. Algunas cosas se aprenden  a base de codos, como las listas de los reyes godos,  y otras se aprenden, o descubren,  como si se encendiera una lucecita dentro del cerebro. Es un click. La costumbre de leer desde pequeño ayuda mucho.

―¿En qué piensas que consiste un escritor de éxito?

―Pues una mezcla de talento, trabajo y suerte. Y no necesariamente en ese orden de importancia, pero han de estar presentes los tres. En la suerte incluyo la de conocer a las personas adecuadas. Eso también ayuda.

―¿Qué piensas de los best sellers?

―Puro marketing, mercadotecnia. Hoy día, una historia corriente puede ser un best seller o un capítulo más de una serie de televisión. Eso lo deciden en los despachos. A veces ni siquiera las ideas son originales, sino refritos de antiguas novelas que pasaron sin pena ni gloria. Los editores ya no buscan talento sino negocio. Tanto para la Democracia como para el sistema de mercado que llamamos Capitalismo es básico algo que se ha roto: la racionalidad del general de la gente. Así, hoy día, buenos escritores no pueden vivir de su obra y tienen que trabajar en otras cosas mientras algunos que apenas servirían para guionistas de televisión viven de ello a sus anchas. O un futbolista de veinte años puede ganar en una temporada mucho más que el mejor neurocirujano en toda su vida. El Mundo está loco, como decía la vieja película, pero ahora de verdad.

―¿Crees que la escritura se ha prostituido?

―La escritura ofrece placer a cambio de dinero, como otros muchos negocios. Pero eso siempre ha sido así.  Es la lectura lo que ha perdido valor. De otro modo nadie podría dar gato por liebre a tantos millones de personas.   

―De los escritores actuales, ¿cuál es al que admiras?

―El primero que me viene a la cabeza es Pérez Reverte, pero lo admiro más por sus columnas en prensa que por sus novelas. Gala, también,… No soy muy moderno en mis gustos, como puedes ver. No sigo a ningún autor actual; leo novelitas sueltas que generalmente “están bien”, simplemente eso.  

―Y tus escritores favoritos, los que te han marcado, ¿cuáles son?

―Ya sabes que Hermann Hesse es uno de los que más. Recomiendo especialmente “En el balneario”. Y Julio Verne, pues lo primero que leí, aparte los tebeos, fue su colección completa de novelas. Asimov, Poe, Dumas padre…  muchos.

―¿Por qué las fábulas, Fernando? ¿Qué te llevó a ese género?

―Hace ya muchos años quise explicar una idea y se me ocurrió que en forma de fábula sería mucho más fácil. No tuve ninguna intención literaria, simplemente quería explicar algo. Las fábulas son un símil útil, como las parábolas del Evangelio. También creo que son fáciles de leer, de entender y de recordar. Me gustan.

―El contenido de tus cuentos tiene un mensaje implícito, ¿crees que toda literatura debe dejar una enseñanza?

―La buena Literatura, sí. El escritor escribe porque tiene algo que decir. Más que enseñanza, algo que trascienda. Si está bien escrita es inevitable, incluso en una novela de aventuras, por ejemplo. La mera humanidad de los personajes ya deja una enseñanza.

―¿Qué piensas de la literatura «light»?

―Que es la adecuada para el lector “light”. El problema de “lo light” aparece en todos los niveles. Creo que entre la mentalidad del escritor y la del lector no puede haber una diferencia demasiado grande. Si la hubiera, no podría haber comunicación. Quien quiera hacer algo para que lo consuman muchos millones de personas, necesariamente ha de hacer algo simple. Pero algo simple también puede ser grandioso.  El problema no es que exista esta literatura “light”; siempre ha habido novelitas de quiosco que se han vendido como rosquillas, y algunas no están mal. El problema es que ahora esa mediocridad se presenta como “Gran Literatura” y, para muchos, cuela. Compara el Código da Vinci con El conde de Montecristo y verás lo que quiero decir.

―De tus compañeros de foro quiénes son los que crees que han aprendido más de tus enseñanzas?

― Todos aprendemos de todos y no es a través de enseñanzas, sino compartiendo. Si alguien, como lector, es capaz de hacer llegar al autor una visión clara de lo que ha captado en su lectura, eso es importante y útil. Recuerdo a Silas, a Forke, a Aureliano…, pero no porque aprendieran de mí sino porque me hubiera gustado aprender de ellos. Rach3, de Silas, es lo mejor que he leído en cualquier foro.  He visto aprender muy rápidamente a algunos. Y también a otros empecinarse en errores escandalosos. Antes dije que escribir es tener una idea y explicarla bien. La idea suele ser trabajo exclusivo del autor; lo de explicarla bien es lo que más se puede trabajar en un foro o taller. El trabajo de pulir y repasar un texto consiste sobre todo en eliminar lo que sobra y poner precisión y orden. Tachar, ordenar, razonar. Y a veces hay que retocar un poco el enfoque.

―¿Algún día escribirás una novela?

―Pues me dais un poco de envidia por tanto como disfrutáis los que escribís novelas tan amenas y es algo que me gustaría hacer, ¡ojalá!, pero me siento incapaz de escribir cualquier cosa más larga que seis o siete folios. No lo sé, quizá cuando tenga más tiempo; pero creo que no es lo mío. Yo soy lector, no escritor, aunque escriba algo de vez en cuando por mimetismo.

―¿Qué tipo de novela te atrae? ¿Por qué?

―Cualquier novela que me lleve a un “estado alfa” de lectura. Es decir, que me sumerja en ella completamente, abstrayéndome de todo lo demás. Puede ser de ciencia ficción, histórica, de aventuras, de suspense… Novela rosa, no. Creo que es el único género que no soporto. Me aburre muchísimo. Me interesa más cómo está escrita una novela que el género al que pertenezca. Cuando lees, has de “tragar” la historia como un hilo de seda, sin nudos, sin arrugas, a la velocidad adecuada para que no se rompa ni se creen vacíos que te saquen de la lectura… Por ejemplo, si el autor se entretiene demasiado en la descripción de algo que no interesa, el pensamiento se va a otra cosa. Una novela lenta puede ser insufrible. Como repetir, o explicitar lo ya sabido, o las “muletillas” de autor… Se habla poco del tempo de la narración y lo considero importante.
Fábula de la cebra Felipa y otras fábulas del siglo XXI (Spanish Edition)
―¿Qué piensas de las redes sociales? ¿Participas en alguna?

―Me resistí durante mucho tiempo; al fin, hace un par de meses, me inscribí en Facebook, aunque realmente apenas participo. Dan miedo las noticias que corren sobre ellas. De vez en cuando, al entrar en Facebook me dice: “Puede que su cuenta no sea segura”, y para “verificar” me pide que identifique a las personas que aparecen en unas fotografías, que deben de estar en mi lista de amigos a los que no conozco. Eso no es normal. Parece la trama de una novela siniestra, ¿verdad? O que escriba el número de mi tarjeta de crédito. ¡¡Que mi cuenta no será segura hasta que les dé el número de mi tarjeta de crédito! Se les nota mucho que están haciendo una enorme base de datos para venderla al mejor postor, ve a saber con qué finalidad. No están los tiempos para fiarse de las empresas.  Prometo que no exagero, y supongo que eso les sucede a otros usuarios. Son peligrosas, pero también son un modo de comunicar con mucha gente. Hay que ir con pies de plomo. Lo dije antes: el Mundo está loco y no se arreglará con seis fábulas, ni con seiscientas. Pero algo habría que hacer. Por ejemplo, yo tendría que haberme borrado de Facebook la primera vez que me sucedió lo que cuento más arriba. Sería lo razonable. ¿Por qué no lo hice? No lo sé. Quizá nos ponen en el agua algo que nos atonta… Prometo que lo haré en cuanto acabe esta entrevista.

―Tus libros están a la venta en Amazon-Kindle y en 24symbols se pueden leer gratis, ¿tienes alguna sensación especial al saber que están al alcance de todos?

―Sensación especial no, pues son sólo unas pocas fábulas y algunos relatos cortos, y además ya han estado en los foros y en algunos sitios web, también al alcance de todos. La Fábula de la cebra Felipa, la primera que escribí, se publicó hace unos años en Puerto Rico, dentro de un tratado de Lengua Española para uso escolar. Yo no la promocioné de ninguna manera; la vio Ediciones Norma en la red y contactó conmigo. Eso sí me gustó especialmente. 24symbols me parece interesante. Amazon-Kindle para mí no tiene ninguna relevancia. Quien quiera leerlos puede hacerlo gratuitamente en 24symbols. No tengo ningún interés económico con estos dos libritos, que son muy breves. Sólo intento que quien los lea, especialmente las fábulas, reciba como una pequeña sacudida, que se cuestione cosas que, por acostumbrado, ya ni ve. Nunca se sabe qué grano es el que hará virar la balanza. Ya sé que es mucha aspiración para tan poco autor y tan poco libro, pero es lo que hay.

―¿Qué consejo darías a los escritores noveles que tienen tanta dificultad para ser admitidos por agentes y editoriales? ¿Crees que se deba a la crisis?

―No estoy introducido en el mundo editorial, no podría dar consejos. Hasta hace poco una buena novela podía ser publicada sin demasiados problemas. Ahora creo que es mucho más difícil pues bastantes editoriales han colgado el cartel de: “No envíen originales, está completo”.  Y así es imposible.  Tal como están las cosas, si yo fuera escritor y quisiera darme a conocer me olvidaría de ganar dinero con la primera novela. La pondría gratuitamente en circulación y la promocionaría para que la leyera el mayor número posible de personas. Kindle o 24symbols son adecuados para eso. Si la novela era buena, no dejaría de llamar la atención. Si ni de ese modo conseguía darme a conocer, entonces quizá sería mejor olvidarse de publicar. Aunque siempre está el factor suerte, y lo inesperado… O los concursos. En resumen, mi consejo sería que hagan caso a los consejos de personas que han publicado, como tú. De todos modos tengo la impresión de que el libro de papel va a tener una muerte más rápida de lo que imaginamos. No puede competir con el libro electrónico por precio, disponibilidad, costes, distribución, y ya se sabe que hoy día manda el negocio. En muy pocos años las ediciones en papel volverán a  ser incunables. A los que se resistan al cambio los disuadirán los precios.

―Fernando, ha sido un verdadero placer conversar contigo, sabes que te estoy muy agradecida porque hiciste posible la publicación de mi novela «La búsqueda», pues gracias a tu infinita paciencia pude concluir la última revisión, estoy segura que no haber sido por ti, esa novela seguiría descansando en un cajón de mi escritorio.

―Siempre te estaré agradecido por lo que disfruté  la revisión conjunta de esa maravillosa novela, que de ningún modo seguiría en el cajón del escritorio porque es demasiado buena para eso. Ha sido un honor responder a tus preguntas.  


http://unaymilnoches.blogspot.com/
http://www.alcuescar.com/taller/
http://www.24symbols.com/releases
Fábula de la cebra Filipa en Amazon

3 comentarios:

B. Miosi dijo...

¡Me encanta cómo salió esta entrevista!

Antony Sampayo dijo...

Te quedó muy buena, amiga.

Besos.

Pepa dijo...

Estupenda idea y estupenda entrevista. Da gusto ver a dos buenos amigos mano a mano.